sostenibilidad industria papel

La sostenibilidad de la industria del papel

Las toallitas húmedas se han convertido en un aliado imprescindible de muchos hogares. Por su practicidad, una vez entran en nuestros hogares se convierten en un artículo de primera necesidad irremplazable. Poco a poco, han ido ganando terreno para usos distintos, más allá de la higiene de nuestros bebés. Estos usos van desde nuestra propia higiene hasta la limpieza del hogar. Pero, existe una creencia popular sobre la sostenibilidad de la industria del papel, producto principal de las toallitas, que no se ajusta, adecuadamente, a la realidad.

Con el aumento del uso de las toallitas surge la necesidad de innovar en el sector, tanto a nivel cualitativo como sostenible, con el objetivo de reducir la presencia de plástico. Como ejemplo de esto, encontramos los tejidos biodegradables y desechables que se desintegran en el agua evitando así atascos, los tejidos elaborados a partir de fibras naturales, etc. Este hecho, por su parte, saca el debate de la deforestación de los bosques a partir de la fabricación de papel, cartón y tejido con fibras naturales.

Por cada árbol que se utiliza, se plantan tres más

La preocupación por el aumento del uso de las fibras naturales, como celulosa o viscosa, reside en el pretexto de que por su culpa la masa forestal no deja de disminuir. Pero, nada más lejos de la realidad. Los árboles usados en la fabricación de estas materias primas provienen de granjas forestales y plantaciones que, además, favorecen a la fertilidad del suelo, evitan la erosión y mantienen los acuíferos limpios. Por cada árbol que se utiliza se plantan 3 más. De hecho, los datos que se manejan apuntan a que cada año hay 400.000 hectáreas más de bosque en Europa.

A pesar de la creencia popular, la pérdida neta de bosques se ha reducido de manera muy importante recuperando hasta 4 millones de hectáreas en los últimos años. Y es que la madera que se utiliza en la fabricación de tejidos naturales se cultiva en plantaciones sostenibles específicamente creadas para su producción. Estas plantaciones se convierten, a su vez, en grandes sumideros de CO2, con 46 millones de toneladas de CO2 equivalente fijadas, que contribuyen de forma directa a frenar el calentamiento global.

Además, en el caso concreto de España se recurre principalmente a madera de especies de crecimiento rápido como el pino. En este caso, gracias a la industria, se están continuamente regenerando y replantando. Por ello, desde Brevia estamos satisfechos de poder afirmar que participamos en la reforestación que realiza el sector papelero y textil.

Dentro de nuestro compromiso con la sociedad y el medio ambiente, este es uno de los puntos de los que más orgullosos estamos.

LOGO BREVIA FOOTER
Ir arriba